lunes, 18 de junio de 2018

Comentario editorial del 17-06-18

COMENTARIO EDITORIAL DEL 17-06-18

La semana: la verdad que mucha actividad en los medios de comunicación, cesó un ministro que llevaba seis días en el cargo, por corrupto,  echaron al entrenador de la selección, que estuvo bien echado y la verdad que para toda la marejada que hubo España hizo un buen papel en el primer partido, practicando buen futbol y solo algunos errores y Cristiano Ronaldo evitaron el triunfo español.

Pero de lo que más se habló y se seguirá hablando es de la emigración, uno de los mayores problemas que va tener Europa durante el siglo XXI por lo tanto permítanme hacer algunas reflexiones al respecto, y para eso tenemos que poner las cosas claras desde un principio. Si alguna persona, institución o entidad decide con sus propios medios a acoger ilegales, asumiendo además las consecuencias de actuar en contra de la Ley, nunca vamos a tener una palabra en contra. Si el presidente de Valencia opta por llevarse a casa a ilegales, vestirlos y darles de comer, su gesto será de aplauso. Si la señora Oltra vicepresidenta y consejera de igualdad de la comunidad valenciana por compromis, si opta por alojar en su domicilio a una o más familias de ilegales, alimentándolos y socorriéndolos, va tener nuestra aprobación. Si el arzobispo de Zaragoza abre su palacio episcopal a centenares de emigrantes dándoles alojamiento y sustento, hablaremos favorablemente de la medida y lo mismo diremos de cualquier ONG, familia o particular que actúe de esa manera.

Sin embargo cuando la caridad, la solidaridad, la fraternidad o cualquier otra virtud real o supuesta se realiza con cargo a los demás nos parece, pura, lisa y llanamente un robo. El Señor Ximo Puig está robando a los demás valencianos lo que entrega a los ilegales cuyo mérito consiste en llegar a las playas valencianas. La señora Oltra vicepresidenta y consejera de igualdad de la comunidad valenciana por compromis, está robando al resto de los españoles, cuando les arranca el dinero que tendría que emplearse en ellos para dárselo a los ilegales, dinero que no reciben muchos pensionistas, dependientes y jubilados españoles. La ministra de sanidad está robando a la nación cuando decidió una ayuda sanitaria gratuita a ilegales, a pesar de la sentencia del Tribunal Constitucional, ayuda, dicho sea de paso, que costeamos los españoles para nosotros y que no recibimos en muchos casos, recordemos que para hacerse una ecografía se tienes 4 meses de espera. El arzobispo de Zaragoza está robando a la nación cuando pretende que asuma los gastos y unos sacrificios que ni él ni la institución a la que representa asume ni por el forro.

Es muy fácil hacer caridad, justicia y solidaridad con el dinero de los demás, privando a los demás de aquello que merecen por el pago de sus impuestos, quitando a los españoles para dárselo a los que vienen de fuera. Es muy fácil, pero a la vez es indecente e inmoral, es más no solo resulta inmoral e indecente, sino que retrata más a fondo la verdadera catadura de aquellos que impulsan estas medidas. Cuando el Presidente Ximo Puig vista de su bolsillo las familias de los ilegales. Cuando la señora Oltra de su bolsillo page los cuidados médicos de los ilegales. Cuando la ministra de sanidad de su bolsillo alimente a una o más familias de ilegales. Cuando el arzobispo de Zaragoza page de su bolsillo las viviendas de los ilegales. Quizás se pueda creer en ellos, sin embargo hay que llegar a la triste conclusión que no pasan de ser unos demagogos que aprovechan el sufrimiento ajeno para causar todavía, más sufrimiento a los españoles.

García MOLINA


domingo, 10 de junio de 2018

Comentario editorial del 10-06-18

COMENTARIO EDITORIAL DEL 10-06-18

 

La semana: La verdad que esta semana ha sido pródiga en noticias sobre todo ahora que tenemos un nuevo gobierno. La corrupción de la Gurtel llevó como todos sabemos al PSOE  ha presentar una moción de censura donde lo apoyo un arco parlamentario que hay de todo, independentistas, asesinos, comunistas de lo mas ultra, donde toda la suma forma la mayoría,  en fin un gobierno que la verdad no se a donde nos llevará, España estuvo unos días en estado de short y creo que lo seguirá estando y no es para menos, porque el primer Consejo de Ministros presidido por Pedro ya empieza a pagar el peaje con su primera cesión ante el golpismo catalán. Si hasta ahora la Generalidad ha presumido de manejar a su antojo el dinero de todos los españoles para sus particulares fines políticos, ahora los nacionalistas ni siquiera tendrán que justificar sus desmanes presupuestarios, por lo tanto volverán a contar con barra libre para financiar su proyecto separatista.

 

Al nuevo Gobierno del PSOE le ha faltado tiempo para plegarse a una de las principales exigencias del presidente catalán y los suyos, es decir, levantar el control financiero sobre las cuentas de la Generalidad. Convine recordar que el Gobierno anterior decidió intervenir las cuentas catalanas mediante la fijación de controles previos sobre todo el presupuesto autonómico, es decir, cualquier abono o disposición de fondos por parte de la Generalidad tendría que contar previamente con el visto bueno del Gobierno para que las entidades financieras pudieran ejecutar la orden. Lo que acaba hacer el PSOE es levantar ese mecanismo reforzado de supervisión, por lo tanto Cataluña pasará a ser tratada como cualquier otra comunidad acogida al llamado FLA con lo que solo tendrá que justificar a posteriori el destino del dinero precedente exclusivamente del Estado, pudiendo manejar a su antojo el resto de los recursos regionales.

 

Bueno pues aunque ustedes no se lo crean el disparate de esta decisión no puede ser mayor. En primer lugar, porque la situación de Cataluña es excepcional y, por tanto, no es equivalente al resto de las autonomías. Recuerden que la Generalidad se declaró en rebeldía y sus antiguos dirigentes, unos presos y otros huidos, orquestaron un golpe contra la democracia y el orden constitucional cuya responsabilidad está siendo dirimida por la justicia. Pero es que, además, sus sucesores en el cargo mantienen intacto su objetivo golpista. Otorgarles de nuevo carta blanca para financiar libremente un plan que atenta de forma directa contra la ley es de una deslealtad absoluta hacia el estado de derecho y el conjunto de los españoles.

 

García MOLINA

 


martes, 8 de mayo de 2018

comentario editorial del 06-05-18

COMENTARIO EDITORIAL DEL 06-05-18

La semana: Han sido diversas las cuestiones las que acapararon la atención en los medios de comunicación, seguimos hablando de la sentencia de  la manada, con las protestas callejeras de rigor.

 

Tanto el jueves como el viernes todos los titulares hacían referencia al comunicado de la disolución de ETA, una disolución  donde exige impunidad y amnistía para los asesinos. Y yo, y supongo que muchos españoles también pedimos que los presos sigan donde están, que cumplan con todas sus condenas y que se resuelvan los crímenes pendientes de esta jauría. También pedimos que se juzgue políticamente al PNV, verdadero recolector de las nueces etarras y sin cuyo apoyo directo e indirecto, esta banda asesina hubiera desaparecido antes. Bueno el PNV y ahora también con el apoyo de Podemos y la UGT.

 

Por otro lado esta semana hemos tenido un festivo con el consiguiente puente, el festivo 1 Mayo, día del trabajo. Y como cada primero de mayo, los liberados sindicales (liberados de trabajar claro esta) de los sindicatos han salido a la calle en las principales ciudades de España para cumplir con un ritual cada vez más grotesco, con sus pancartas oportunistas y unas consignas que son de vergüenza ajena.

 

Los capos de UGT y CCOO no dejaron pasar la ocasión de escarbar en el populismo más aberrante y han hecho suyas las proclamas más demenciales del feminismo y la izquierda más ignorante y liberticida a cuenta de la sentencia contra La Manada. Pues sobre esto giró esta nueva edición del Día Internacional del Trabajo, protagonizado por personajes que no solo no han trabajado en su vida  sino que son enemigos formidables de la creación de empleo y el desarrollo económico, con un recetario totalmente trasnochado.

 

Lo cierto es que UGT y CCOO esquiladores del dinero público, protagonistas de algunos de los mayores escándalos de corrupción de la España democrática, a lo que hay que añadir ahora el apoyo al separatismo catalán y vasco, ya no provocan indignación ante la ciudadanía a la que parasitan. Sus manifestaciones ya no son otra cosa que un espectáculo anacrónico de unos entes que tratan desesperadamente de seguir viviendo a costa de los trabajadores a los que dicen defender, cuando la realidad es todo lo contrario.

García MOLINA


lunes, 30 de abril de 2018

Comentario editorial del 29-04-18

COMENTARIO EDITORIAL DEL 29-04-18

La semana: como siempre muchas noticias acapararon la vida nacional, el caso Cristina Cifuentes ha sido de lo más comentado y la verdad que le crecieron los enanos, primero fue el polémico master, que como dije en su momento algo de culpabilidad debe de tener la Universidad RJC, es más yo creo que esa universidad no solo habría que cerrarla si no que había que fumigar. Y claro por si esto fuese poco aparece el video grabado hace siete años, que no deja de ser una humillación para la persona, Cristina no quiso dimitir por el master y su partido la humilla y la obliga a marcharse mostrando el video donde robaba unas cremas faciales en un centro comercial.

 

Pero lo que hizo saltar todas las alarmas en la información y lo que sacó la gente a la calle, fue la sentencia por el juicio de la Manada que causó un impacto social sin parangón. A diferencia de otros sucesos, en esta ocasión la ola de indignación provocada por al Audiencia de Navarra al no ver delito de violación fue lo que provocó una inédita movilización ciudadana, no solo en las ciudades sino también en villas y pueblos de toda España.

 

Es la primera vez que las calles se llenan de mujeres y hombres para exigir no solo la revocación de la sentencia, sino la modificación del Código Penal para grabar los delitos relacionados con las agresiones sexuales. Unas manifestaciones como las realizadas el 8 de marzo reivindicando la igualdad. Los jueces tienen la obligación de aplicar las leyes mientras que el deber de los ciudadanos, incluidos los representantes políticos, es acatar y respetar las decisiones de los tribunales. Sin embargo ni los jueces pueden permanecer aislados de la sociedad ni la ciudadanía condicionar su labor hasta el punto de practicar una suerte de veredicto social impropio de un Estado de derecho.

 

Sin lugar a dudas, todo acceso carnal no consentido es violencia en sentido general. Sin embargo, la realidad es que la ley exige acreditar la falta de consentimiento en delitos relacionados con las agresiones sexuales. Se puede discrepar de la interpretación de los jueces, pero lo que resulta inaceptable es desacreditar a todo un tribunal por no dictar una sentencia a golpe de tuit o de emociones. Digo esto, porque de ser así estaríamos sometiendo la arquitectura jurídica de nuestra democracia a la voluntad de las masas.

 

Las agresiones sexuales constituyen una lacra que merece el máximo repudio social. Pero en un Estado de Derecho  las sentencias tienen que estar fundamentadas por la ley y no por el árbitro de la calle ni los platós de televisión.

García MOLINA


lunes, 23 de abril de 2018

Comentario editorial del 22-04-18

COMENTARIO EDITORIAL DEL 22-04-18

 

La Semana: como siempre hemos tenido de todo un poco y cualquier noticia de las más comentadas en los últimos siete días serían ideales para elaborar el editorial de hoy.

 

Podíamos hablar de Podemos que tiene una especie de guerra civil en Madrid para confeccionar sus listas, recuerden que cuando esta formación echo andar,  Pablo Iglesias y los suyos prometieron que el nuevo partido nada iba a tener que ver con las demás formaciones españolas: con sus círculos y asambleas abiertas, iba a ser un partido de gente y para la gente; un partido totalmente comprometido con la democracia interna en el que la cúpula iba a  obedecer a los militantes. Por fin la política se iba a hacer de abajo arriba. La lucha interna que está experimentando la elaboración de las lista de Madrid habla por si solo.

 

Podíamos hablar de Montoro y el Juez Llarena, Montoro dice que el Gobierno no dio un euro para el Proces, y las investigaciones de la Guardia Civil en manos del Juez hablan de dos millones de euros.

 

Pero quizás lo que más cabreó a los españoles ha sido el comunicado que  la banda terrorista ETA ha hecho público al anunciar su supuesta disolución definitiva. Un texto trampa  que mediante la cínica fórmula de pedir perdón solo a una parte de las víctimas persigue ganarse a la opinión pública para que partidos como el de Otegi, que defienden el mismo programa secesionista y totalitario que la banda, lo rentabilice electoralmente.

 

La verdad que pretender  reconstruir una sociedad rota por medio siglo de terror aplicando la receta del olvido, además de ser una indignidad propia de quienes carecen de ética cívica y respeto por la vida humana, supone asestar un nuevo golpe a las víctimas. Una humillación que ni la ciudadanía ni el Estado de derecho deben aceptar bajo ningún concepto.

García MOLINA

 


domingo, 15 de abril de 2018

Comentario editorial del 15-04-18

COMENTARIO EDITORIAL DEL 15-04-18

La semana: Uf la semana, fue un polvorín de noticias de todo tipo, los ERES de Andalucía, que esto no se habla mucho en los medios de comunicación, y no se habla porque es corrupción de los socialistas. El mayor escándalo de corrupción de Europa, con dos presidentes autonómicos en los tribunales. Esto, apenas lo vemos en la televisión, como tampoco vemos la trama de financiación ilegal del Partido Socialista  y Bolc Nacionalista Valenciá el socio mayoritario de Compromis en Valencia. Una trama paralela a la Gurtel, es más las mismas empresas que financiaban al PP hacían lo propio con PSOE Y el Bloc. Solo que al PP lo han tenido contra las cuerdas, en juzgados y dimisiones múltiples, en los últimos 10 años, ahora veremos que va pasar tanto con el PSOE como con el Bloc, quieren que se lo diga yo. NADA. 

 

Sin embargo algo no tiene el menor sentido, porque al menos a priori, no se  robó dinero, es el caso de Cristina Cifuentes, y su Master. Que yo la verdad ha quien hay que culpar es a la URJC ellos son los auténticos culpables, es más esa universidad no solo había que cerrarla sino que entrar en ella con lanzallamas, la URJC quedó demostrado que es una cloaca. Bueno pues el Master  de Cristina abre telediarios y acabará costándole el cargo  como presidenta de la Comunidad de Madrid. Pero esto solo es la punta del iceberg de corrupción e irregularidades que carcome la universidad pública española. Los rectores salieron esta semana echado balones fuera ante un escándalo, que sin duda, golpea, una vez más, la línea de flotación de la ya de por si desprestigiada universidad española. Además aprovecharon para pedir a los políticos que la universidad estuviese al margen de las contiendas partidistas.

 

La verdad que la desfachatez de la cúpula universitaria en este asunto no puede ser mayor. Las universidades públicas están totalmente politizadas. El clientelismo y el favoritismo político campan a sus anchas por las aulas sin que nadie haga nada al respecto.

 

Más allá de la corrupción, los chanchullos que presentan a nivel interno son de calado, en la universidad actual, el mérito y la capacidad importan poco a la hora de conseguir un plaza, basta tener los contactos necesarios dentro de la organización para lograr que alguien te apadrine.

 

Y todo ello sin contar con la utilización de alumnos para la realización de ciertos trabajos o el enriquecimiento de algunos profesores mediante el desarrollo de diferentes cursos. La universidad española no es esa institución pulcra y transparente que pretender vender la conferencia de rectores a la opinión pública, más bien es todo lo contrario.

 

Aunque lo más triste, es el nivel educativo que ofrece a sus alumnos es, en muchos casos, mediocre. El adoctrinamiento político, no la enseñanza, es el denominador común en numerosas facultades de España, con todo lo que ello implica. La absoluta desconexión con las necesidades de la empresa privada hace que los jóvenes, para integrarse en el mundo laboral tengan que completar su formación con cursos y master adicionales, la mayoría privados, con el fin de encontrar trabajo. No es de extrañar que ninguna de las universidades españolas esté situada entre las 200 mejores universidades del mundo a pesar de la gran cantidad de dinero público que reciben todos los años.

 

Como decía anteriormente el caso Cifuentes es solo la punta del iceberg. Por lo tanto hay que pedir una reforma profunda  del sistema universitario, introduciendo los incentivos correctos para aspirar a la excelencia a través de los principios de mérito, la capacidad y la autonomía académica y financiera, de no ser así esta institución no dejará de ser un apéndice más de la podredumbre que, por desgracia, subyace en las estructuras del Estado.

García MOLINA


lunes, 9 de abril de 2018

Comentario editorial 08-04-18

COMENTARIO EDITORIAL DEL 08-04-18

 

La semana: Como siempre hemos tenido noticias de todo y podríamos hablar del Master de Cifuentes, que algo tendrá que ver la universidad, esa universidad habría que cerrarla por entregar aprobados sin examinarse, podíamos hablar de las imágenes que esta semana nos mostró la Casa Real, en fin que hay muchas cosas de las que poder comentar en este editorial, pero lo  que más cabreó a todos los españoles, o mejor dicho a la mayoría ha sido la decisión de la justicia alemana de dejar libre al golpista Puigdemont. Aunque a decir verdad y a la vista de cómo se mueve este Gobierno cabría hacernos la siguientes preguntas ¿se ha hecho el esfuerzo necesario para explicar a nuestros socios europeos lo que de verdad ha ocurrido en Cataluña? ¿Se explicó a nuestros socios europeos lo que supone el golpe separatista y la colección de delitos cometidos por Puigdemont y sus aláteres desde mucho antes del 1-O?

Planteo estas cuestiones, porque un Juez de provincias alemán, o de cualquier otro país, le debe de resultar muy complicado entender cómo puede ser un delito gravísimo convocar un referéndum cuya celebración el propio Gobierno español no impide e incluso financie, y tras el cual tarda varias semanas en sustituir a sus responsables.

Como igualmente incomprensible debe resultar para un juez alemán que, tras destituir a los golpistas, ese mismo Gobierno convocase inmediatamente unas elecciones y  permitiese presentarse a las mismas a los presuntos delincuentes, y menos aún que incluso se llegase a decir que se veía "con buenos ojos" que el propio Puigdemont fuese candidato a ocupar el mismo cargo desde el que se supone ha delinquido.  

Del mismo modo que es muy difícil convencer a un tribunal alemán, belga, suizo o de cualquier otro sitio que a ese ciudadano europeo al que acusas ahora de ser un peligroso delincuente lo has dejado circular con total libertad y le has permitido protagonizar una fuga con ribetes de tragicomedia.

Y como, finalmente, no hay forma de entender, sea o no un juez de una audiencia regional alemana, que con el desafío independentista a todo tren desde el año 2012 en España no haya habido un gobierno capaz de incluir en la legislación un delito que encajase de una forma más clara  las actuaciones separatistas, como lo tienen la inmensa mayoría de los países de nuestro entorno, al considerar un delito grave el intento de quebrar la unidad nacional. Y si no querían hacer eso, pues recuperar el delito de convocatoria de un referéndum ilegal que Zapatero retiró del Código Penal en un gesto más para pastelear con el separatismo.

Un pasteleo y una inacción que son, en el fondo, lo que nos ha llevado a lo ocurrido este jueves en Alemania, después de que el Gobierno español lleve años esperando que sea la Justicia la que asuma el coste político de las decisiones que él mismo no ha sido capaz de tomar, y es prácticamente  imposible hacerle entender eso a un juez en otro país al que, además, lo que le está llegando masivamente es la versión separatista de los hechos.

Espero y deseo que a esta incapacidad del Gobierno no haga inútil la valiosa y valerosa reacción de la Justicia, la Corona y tantos y tantos españoles que han despertado su conciencia nacional tras lo ocurrido en Cataluña y han hecho frente, por fin, a una agresión separatista que llevamos ya muchos años sufriendo.

García MOLINA