domingo, 19 de mayo de 2019

Comentario editorial del 19-05-19

COMENTARIO EDITORIAL DEL 10-05-19

La semana: como siempre hemos tenido de todo un poco, ya en la recta final de las elecciones municipales, autonómicas y europeas, por lo que todos los partidos políticos están, sobre todo las juntas locales, que son las que realmente patean los pueblos y hablan con el ciudadano, pisando el acelerador a tope, a todos les queda una semana de infarto y creo que nunca los políticos locales estuvieron tan próximos al ciudadano. La verdad que todas las elecciones son importantes pero las municipales son las que nosotros elegimos a los representantes que más cerca están de nosotros, con los que compartimos el día a día.

Pero en España se habló de otras muchas cosas, en Francia fue detenido uno de los sanguinarios de ETA, Josu Ternera, que fue el artífice del atentado de la casa cuartel de Zaragoza donde murieron 11 personas entre ellos siete niños. Hay una cosa que me llama la atención, ¿si estaba localizado desde hace 17 años, ¿cuál es el motivo de detenerlo ahora? Dicen que este criminal está enfermo, si quieren apostamos  que vendrá a España y como Bolinaga, lo dejaran en libertad por razones de humanidad. ¡Qué país este!.

Por otro lado esta semana el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez no solo se expone a una fuerte crisis diplomática por no respaldar a EEUU en Oriente Próximo, sino que también están en juego contratos y cientos de puestos de trabajo, al que hay que sumar la imagen externa de nuestro país. Conviene recordar que el navío español estaba a pruebas y bajo el examen de las fuerzas armadas norteamericanas, ya que la marina estadounidense tiene previsto adquirir 20 buques de estas características, que aspiran a ser construidos en los astilleros españoles de Navantia, que sumarian unos veinte mil millones de euros y muchos puestos de trabajo.

Evidentemente este tipo de maniobras del Gobierno español no va ayudar a que se confirmen estos contratos.  Más bien despierta desconfianza, tanto para los presentes contratos como los que puedan proceder en colaboraciones futuras amén de que España es un país no fiable.

Conviene recordar que con Zapatero ya se hizo un desplante que tuvo sus consecuencias, tanto diplomáticas como económicas, ahora su clon hace otra acción que raya en la traición, por mucho que lo quieran disimular las ministras de turno, en esta ocasión lo negativo es que con Trump el brinco es más corto así que las respuestas se verán pronto. Recemos para que Dios proteja la ignorancia.

García MOLINA


domingo, 12 de mayo de 2019

Comentario editorial del 12-05-19

COMENTARIO EDITORIAL DEL 12-05-19

La semana: pues como siempre de todo un poco, ya estamos de nuevo en campaña electoral, ahora de cara a las municipales, autonómicas y europeas y por lo tanto todos los partidos políticos están intentando convencernos de que su opción es la mejor. No cabe duda de que las municipales son las más próximas al ciudadano y, salvo excepciones se suele votar más a la persona que al partido, en nuestro occidente en muchos municipios repiten los alcaldes como candidatos y en otros los que son cabeza de cartel, llegan por primera vez a la política, aunque algunos estuviesen en las listas pero sin estar al frente. Ya salieron algunas encuestas que como digo siempre la verdadera encuesta es la que da las urnas.

Lo que sí está claro es que no nos vamos a librar de pagar más impuestos, conviene recordar, que dentro del sistema tributario español, hay una serie de grandes impuestos que son conocidos por todos debido a su gran capacidad recaudatoria, como es el caso de IRPF, el Impuesto de Sociedades o el IVA, cuya competencia es estatal, pero, por desgracia, la presión fiscal a la que son sometidos los contribuyentes aumenta de forma sustancial cuando se suman los impuestos locales y autonómicos. A nivel local, la principal estructura tributaria son: el Impuesto de Bienes Inmuebles, que aunque baje el mercado inmobiliario los ayuntamientos no lo hacen, más bien lo mantienen o lo aumentan. El de Actividades Económicas. El de Construcciones, Instalaciones y Obras. El de Vehículos de Tracción Mecánica y el de Plusvalías, un impuesto  éste que grava la compraventa de casas, aun en el caso de que la venta de pérdidas al vendedor. Fíjense hasta que punto llega este atropello que el Tribunal Constitucional tumbó la posibilidad de que se cobrara en caso de que la venta comporte minusvalías. Pero los ayuntamientos han hecho oídos sordos a la espera de que el Estado les compense de algún modo, con lo que, de momento, siguen cobrando dicho tributo. No me digan a mí que esto no es un ladronicio. Pues así todo.

Esta semana también nos dejó todo un referente en la política española, Alfredo Pérez Rubalcaba fue un político de Estado, leal a la nación española y fiel a las ideas clásicas del socialismo. Pero también tuvo sin sombras de las que nadie habla. Rubalcaba se prestó a ser el portavoz del un Gobierno que encubrió los GAL y la retahíla de escándalos que precipitaron el ocaso del felipismo. Durante el mandato de Zapatero se empeñó en negar el caso Faisán, es decir, el chivatazo que evitó la caída de la red de extorsión de ETA. No dudó en usar la jornada de reflexión después del atentado del 11-M en beneficio de su partido, recuerden aquello de que "España no se merece un Gobierno que miente". Pero nadie duda de que  Rubalcaba fue hombre de Estado,  defensor de la Constitución y a tenido trifurcas con el actual Presidente del Gobierno al que no dudo en bautizar con  "Gobierno Frankesteing"  al Gobierno que se formó,  después de cómo llegó  Sánchez a la Moncloa y no es de extrañar que dijese eso, Rubalcaba fue un baluarte de la socialdemocracia clásica, lo que contrasta con el proyecto de Pedro Sánchez. La solidez de su acreditado sentido de Estado le llevó a mantener inmóviles sus posiciones de centralidad, incluida una idea de España cimentada sobre una concepción federalista ajena a ambigüedades en lo referente a la unidad territorial y la defensa del marco constitucional.

García MOLINA


domingo, 5 de mayo de 2019

Comentario editorial del 05-05-19

COMENTARIO EDITORIAL DEL 05-05-19

La semana: con una gran resaca electoral,  como todos sabemos, el pasado domingo se celebraron elecciones generales en España, con los resultados más negativos para la historia de este país, que queda ahora en manos de un político irresponsable, que no ha tenido problema en mentir sin tasa, en poner las instituciones a su servicio personal y en pactar con cualquier extremista que pudiese servir a sus planes a corto plazo.

Sánchez podrá seguir en la Moncloa, sin duda alguna, y teniendo varias opciones para seguir, incluso ser investido en segunda vuelta con los votos de Pablo Iglesias y, a partir de ahí, gobernar apoyándose en Podemos o Ciudadanos según convenga en cada momento

El resultado promete ser catastrófico para España en el medio plazo, pero es ya un desastre sin paliativos para el centro derecha: el hundimiento del PP es un castigo durísimo cuyas razones hay que buscarlas en lo ocurrido desde la llegada de Rajoy al poder en 2011, pero tampoco podemos negar que tiene que ver con una campaña que ha sido mal planteada y peor ejecutada.

Pero esto no ha sido solo un problema del PP, también Ciudadanos y Vox se han equivocado, el centro derecha ha planteado una campaña en la que en lugar de confrontar con los verdaderos adversarios, la izquierda, el separatismo y Pedro Sánchez, se han despedazado entre ellos para, al final, repartirse los restos del naufragio. 

En cambio,  la izquierda sí ha colocado a Vox en el centro del debate político y movilizar a sus votantes con la supuesta llegada de la extrema derecha, una táctica no menos efectivo por más que estuviese basada en la mentira.

Unas mentiras y una campaña de intoxicación que han contado hasta el último momento con el apoyo de unos medios de comunicación absolutamente serviles con el poder. Las televisiones, buena parte de las radios y no pocos periódicos han vuelto a demostrar que son uno de los grandes problemas de España.

No cabe duda de que el resultado de las últimas elecciones abrirá con toda posibilidad una época muy complicada para nuestro país, ya no solo en lo económico sino también en lo  político. No debemos de olvidar  que el plan de buena parte de la izquierda es avanzar hacia un cambio de régimen que pase por eliminar lo que hasta ahora han sido los grandes frenos a su ambición liberticida: la soberanía nacional y la Corona.

En resumen podemos decir, que el resultado de las elecciones del pasado domingo, son una terrible derrota para los que creen en una España unida, fuerte y trabajadora, frente a los que desean cuartearla, dividirla  y seguir viviendo del presupuesto público, es así y no cabe cerrar los ojos a la realidad, y si nos preguntamos ¿Qué pasará mañana? Ay mañana, mañana será otro día.

García MOLINA


domingo, 28 de abril de 2019

Comentario editorial del 28-04-19

COMENTARIO EDITORIAL DEL 28-04-19

La semana: hemos tenido de todo, lo más destacado es que todos los líderes  políticos acelerasen al máximo la campaña, hoy España amanece con cara de urna, hoy es donde el pueblo habla, hoy van a ser las verdaderas encuestas. El comienzo de esta semana de campaña teníamos dos debates en televisión, donde, desde mi modesto entender, el primero lo ganó Rivera y el segundo fue para Casado, ante un candidato socialista que una vez más demostró ser un mentiroso patológico y el candidato de Podemos, en el primero leyendo la constitución, cosa que nos sorprendió que siempre dijo que era un panfleto y en el segundo hizo de pacificador, como si se  encarnándose en él  la madre Teresa de Calcuta, como bien saben VOX no estuvo presente en ninguno de los dos debates, aunque eso sí a cualquier sitio que acudía tenía que dar dos mítines, uno a los que entraban en el local y otro a los que se quedaban fuera por falta de aforo. Hoy es el día de la verdad. Hoy es el día de la validez o no de las encuestas. Hoy es el día que sabremos a donde se inclinó el voto indeciso.

Por otro lado, esta semana hemos conocido los resultados de la Encuesta de Población Activa. La verdad que uno no llega a entender la reacción del Gobierno al exhibir un cierto triunfalismo, desde mi humilde opinión injustificado, digo esto porque vender como gran éxito la mayor subida del paro en los últimos seis años no es admisible aunque estemos en campaña electoral y hoy los españoles elijemos los próximos gobernantes, como decía anteriormente. Lo cierto es que en este primer trimestre del año el paro aumentó en cerca de 50.000 personas más, hasta situar la tasa de desempleo en cerca del 15%, a la vez que se destruyeron más de 93.000 empleos, lo que constituye un claro síntoma de la ralentización económica de la que han venido advirtiendo distintos organismos públicos y privados, tanto nacionales como internacionales.

Pero especialmente preocupante resulta la tasa de paro juvenil, que alcanza el 35 %, así como el excesivo peso del sector público en la creación de empleo. Pero todo no es mala noticia, como la subida de ocupación en Andalucía contradiciendo la tendencia nacional y coincidiendo con los primeros 100 días de Gobierno de cambio en la Junta, en buena medida gracias a un incremento notable de empleo entre la población femenina.

En definitiva, la Encuesta de Población Activa que conocimos esta semana, ni es una catástrofe ni dibuja un panorama esperanzador. La inestabilidad política, el gravoso electoralismo y las alianzas del PSOE obligan a un rumbo económico basado en el gasto que coloca a España en posición más que vulnerable siendo necesario abordar reformas para que nuestro país no siga destruyendo empleo, especialmente en el sector servicios, sin lugar a dudas la política económica de Sánchez no solo no nos predispone a resistir mejor la desaceleración en marcha sino que, de seguir en este camino, agravará mucho más sus efectos.

García MOLINA


domingo, 14 de abril de 2019

Comentario editorial del 14-04-19

COMENTARIO EDITORIAL DEL 14-04-19

La semana: como siempre hemos tenido de todo un poco, con la particularidad de que a las cero horas del pasado viernes comenzaba la campaña electoral de forma oficial, ya que en campaña llevamos varios meses, todos los partidos políticos intentan convencernos de que su opción es la mejor aunque algunos ya no convencen a nadie, y la verdad que esta campaña comenzó con algunos escraches que están sufriendo políticos del PP, Cs y Vox y que no son hechos  aislados sino que forman parte de una forma de hacer política por la que la izquierda y el nacionalismo se creen con el derecho a hacer lo que sea con tal de silenciar al adversario e imponer sus tesis.

Es revelador que este tipo de sucesos tengan lugar con repugnante frecuencia en campus universitarios, aunque tampoco es motivo de sorpresa, la politización, la endogamia y la no rendición de cuentas han hecho de la universidad un terreno especialmente propicio para matones fanatizados, tantas veces conchabados con indecentes autoridades políticas y académicas,  que hacen que campen por sus respetos e impongan la dictadura del miedo. Hay aulas magnas que más parecen jaulas en las que, en lugar de conocimiento, se propaga el odio.

Por otro lado esta semana hemos conocido la encuesta del CIS, según la cual la victoria del PSOE en las elecciones del próximo día 28 sería tan rotunda que Sánchez podría seguir en la Moncloa con el apoyo de Podemos y algún partido nacionalista o bien con el de Ciudadanos.

La verdad que con una indecisión superior al 40% dar una victoria tan clara al PSOE no deja de ser algo sorprendente. No entro  en el reparto de las fuerzas del centro-derecha, pero la encuesta no ha dado margen a posibles sorpresas en el voto oculto, dando por hecho que no lo es. En definitiva, una verdadera estafa y una malversación de fondos públicos, solo para beneficio de un okupa y en detrimento de todos los españoles.

García MOLINA


domingo, 7 de abril de 2019

Comentario editorial del 07-04-19

COMENTARIO EDITORIAL DEL 07-04-19

La semana: como siempre hemos tenido de todo un poco y estando en precampaña electoral más todavía, los partidos políticos están en todo su esplendor, así que se pasa de la eutanasia a los decretos de los viernes del Gobierno, o esa experta en infancia de Podemos, la que tenía a los hijos secuestrados, el rifirrafe en el Parlamento Vasco donde un etarra llamó nazis a la Guardia Civil y Policía, en fin muchas cosas podríamos hablar.

Pero esta semana comenzó la campaña de la renta, España es hoy en día un país en el que una parte de la opinión pública y una parte importante de la clase política hacen del pago de tributos un tema moral de una importancia extrema. Hasta tal punto llega esta inquisición impositiva que son legión los que se muestran dispuestos a quemar en la hoguera a todo aquel que intente pagar menos impuestos, incluso haciéndolo de forma completamente legal, y, sin duda, un político condenado por defraudar a Hacienda tendría muchos más problemas para presentarse a unas elecciones que un condenado por terrorismo o una cómplice de asesinato. Como está demostrado.

Es una forma de moral pública absolutamente descabellada, pero aún lo es más cuando en la contraparte encontramos una Administración tributaria que es sin duda de lo peor que tiene España en este momento, dispuesta a aprovechar todos los resquicios para saquear a los ciudadanos, especialmente a las clases medias, además de absolutamente inmisericorde con los más débiles si tiene la oportunidad.

Esta  forma organizada de latrocinio trata de revestirse de una justificación moral por la que parece que debamos sentirnos particularmente felices por ser robados. Porque lo cierto es que no todos los impuestos se dedican a hospitales y colegios, como trata de difundir la propaganda estatal; la verdad es que la mayor parte de lo recaudado se destina a mantener una inmensa maquinaria llena de funcionarios improductivos, chiringuitos, subvenciones multimillonarias y amiguismo, una costosísima estructura directamente conectada con los políticos que dictan las normas y se benefician del reparto del maná estatal. La dura realidad es que el dinero de todos los contribuyentes no sostiene el estado de bienestar, sino el bienestar del Estado.

García MOLINA


domingo, 31 de marzo de 2019

Comentario editorial del 31-03-19

COMENTARIO EDIRORIAL DEL 31-03-19

La semana: Como siempre hemos tenido de todo, de forma especial en el plano político donde todos los partidos  están presentando  sus candidaturas y sus programas electorales. Llama la atención el de Pedro Sánchez haciendo una campaña electoral muy parecida a la de Zapatero en 2008, es decir, disparar el gasto público con coartadas sociales, fomentar el empleo temporal a través de más inversión pública, alardear de una moderación desmentida  por sus hechos, aquello que Zapatero llamaba talante, ¿recuerdan? Y guarda un silencio sepulcral con uno de los principales problemas que tiene este país que es el desafío independentista de Cataluña, y todas las hipotecas territoriales que tiene contraídas con el separatismo si quiere mantenerse en el poder, eso lo oculta Sánchez, como lo ocultó Zapatero, es decir, no dice la verdad a los ciudadanos.

En otro orden, el cabreo venía esta semana del otro lado del Atlántico: El presidente mexicano; aunque hable en español, aunque profese la religión que los españoles propagaron por América y aunque tenga una noción de los derechos humanos que los mexicanos deben, ciertamente, a esa civilización cristiana que los españoles llevaron a esas tierras, ni España, ni su Rey ni el Papa son culpables de que los mexicanos tengan un presidente tan impresentable como para demandar a Felipe VI y al obispo de Roma que "pidan perdón a los pueblos originarios de México por las violaciones a las que ahora se conoce como derechos humanos". Al fin y al cabo, son los mexicanos, y no los españoles, los que han encumbrado a semejarte zascandil, que, además de despreciar el inmenso legado dejado por los españoles en América –en el que se incluye la creación del propio Estado mexicano-, pretende ignorar que en su país los descendientes de aquellos conquistadores no son españoles sino, precisamente, mexicanos.

Tanto historiadores como políticos reaccionaron a las infames palabras de un sujeto indigno del cargo que ostenta. Porque aun, aunque no sea comparable la depredadora invasión francesa de España, la contribución al progreso material, cultural, civilizador y espiritual que los conquistadores españoles llevaron a cabo en México, las palabras de López Obrador, merecen algo más que un sucinto: "el Rey no tiene que pedir perdón a ningún país".

Pero claro, antes decía de la reacción de políticos e historiadores, menos Podemos, que ya sabemos que está en contra de  España, no solo ha no ha dudado de lamber las botas al mandatario mexicano, sino que se ha despachado con la promesa de que: "Si gobierna Podemos, habrá un proceso de recuperación de la memoria democrática y colonial que restaure a las víctimas"

A la vista de esto podríamos decir que en Podemos, la insensatez, la desinformación y la falta del sentido de ridículo no son patrimonio exclusivo de su referente mexicano. Pero eso tampoco es culpa  ni del Rey ni del Papa.

García MOLINA